ENERGÍAS DE LA ACTUALIDAD


 

La energía eólica y solar se han posicionado como dos de las tecnologías más competitivas de la actualidad, la cuales ya compiten con cualquier otra tecnología, favoreciendo que en las tres subastas que ha desarrollado el gobierno federal, estas dos tecnologías (eólica y solar) sean las ganadoras, gracias a la capacidad de generación de energía y los precios que ofrecen. En la última edición de WindPower 2018, Pedro Joaquín Coldwell, secretario de Energía, destacó que en lo que va de esta administración, la infraestructura eólica creció en un 300%. Asimismo, se esperan 20 nuevos parques eólicos con capacidad de más de 2 mil MW, adicionales a los 46 parques que ya operan actualmente.

Este logro, aunado a los objetivos que se tienen como país de llegar al 35% de participación en energías limpias para 2024, brindan una proyección a futuro que permite crear equipos técnicos humanos más sólidos, creando un gran reto y oportunidad en cuanto a la posibilidad de manufacturar componentes en México. Las subastas permiten que el gobierno convoque, participe y genere contratos para el suministro básico, así como el sector privado que ofrezca o compra los productos que se ofrezcan. Este año será histórico para la industria eólica mexicana, ya que, conforme a lo esperado por la AMDEE, se integrarán más de mil cien MW de capacidad de nuevas centrales generadoras, parte como resultado de las subastas conducidas por el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE) y otra parte, de contratos bilaterales entre empresas privadas. De esta manera, el sector muestra dinamismo y competitividad con más de 200 empresas que participan en diferentes segmentos de la cadena de valor.

 

 

LA ENERGÍA EÓLICA Y EL FUTURO ENERGÉTICO DE MÉXICO


 

A cuatro años de su aprobación, la reforma energética ha comenzado a arrojar resultados que se traducen en una mayor inversión en el sector, nuevos jugadores nacionales e internacionales, mejor tecnología y, sobre todo, ha posicionado a México como un país con un futuro energético próspero e incluyente. Sin embargo, dentro de este contexto, vale la pena hablar sobre las energías verdes, entre ellas, específicamente, la energía eólica. Como sabemos, México se encuentra entre las naciones que firmaron el Acuerdo de París, en el que el gobierno mexicano se comprometió a que, en 2024, el 35% de la energía que se genere en el país sea limpia, es decir, que utilice fuentes naturales como el viento y el agua. Ante este compromiso, la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE), agrupa a las principales empresas con proyectos eólicos en el país, con el fin de promover la generación y desarrollo de esta energía, representando a los desarrolladores ante las autoridades, sectores económicos y la sociedad en general. Los números son positivos, México cerró 2017 con una capacidad instalada de más de 4 mil MW, y ya cuenta con cerca de 46 parques eólicos. Asimismo, para 2018, está programado que se integren 1,178MW nuevos a la red, por lo que terminaremos dicho año con 5,181MW instalados en 11 estados.

Además de representar al sector, otra de las principales tareas de la AMDEE es procurar la implementación de acciones de vinculación con las comunidades: regularización de terrenos, educación, salud, infraestructura, y asesoría legal. Las empresas asociadas a la AMDEE tienen interés en establecer relaciones constructivas y mutuamente benéficas en el largo plazo con las comunidades en donde operan. Los beneficios de la reforma energética han llegado para quedarse, además del gran potencial en sectores como los hidrocarburos o la energía solar, nuestro país tiene vocación eólica, y su crecimiento es para el país y el resto del mundo.